viernes, 30 de enero de 2009

EL ESQUEMA CORPORAL

INTRODUCCIÓN


Podemos considerar al esquema corporal, como la imagen o conocimiento inmediato que tenemos de nuestro cuerpo en estado estático o en movimiento, en relación de sus diferentes partes entre ellas y en relación con el espacio circundante de los objetos y de las personas.

En los primeros años de vida, la experiencia corporal del niño constituye la fuente de la estructuración de su personalidad, que se manifestará en el "Yo corporal", más adelante de la relación con el entorno y consigo mismo unida a la maduración del sistema nervioso, se reafirma lo que se denomina imagen del cuerpo, que en una etapa posterior, al integrarse en la toma de conciencia del espacio y del tiempo, culminará en la elaboración del "esquema corporal".




A. ESQUEMA CORPORAL:

Es la conciencia o representación mental del cuerpo y sus partes, mecanismos, y posibilidades de movimiento, como medio de comunicación con uno mismo y con el medio.

Desde el momento en que el bebé empieza a tomar conciencia de sus manos y avanza en el descubrimiento de su cuerpo, comienza a comprende su estructura corporal y este proceso continuará a lo largo de la infancia, hasta la adolescencia, posibilitando la construcción de la autoimagen, base del autoconcepto de la personalidad.

Un buen desarrollo del esquema corporal presupone una buena evolución de la motricidad, de la percepción espacial y temporal, y de la afectividad.

El esquema corporal se plantea como la posibilidad de comprender el propio cuerpo como a sí mismo, tener una imagen propia y de los demás, ya sea en posición estática o dinámica. Esto permite el conocimiento de su globalidad favorezca su comprensión y orientación en un espacio determinado.

Para que sea posible un conocimiento corporal estructurado, es fundamental considerar diferentes aspectos, estrechamente vinculados, que posibilitarán el conocimiento global.

La educación de estos aspectos se inicia con la percepción del propio cuerpo y su movimiento y reposo. A partir de los 2 años, con la ayuda de la expresión verbal más estructurada, se van implicando la cognición y la propia expresión de situaciones y vivencias.


El conocimiento adecuado del cuerpo engloba la imagen corporal y el concepto corporal, que pueden ser desarrollados con actividades que favorezcan:
• El conocimiento del cuerpo como un todo;
• El conocimiento del cuerpo segmentado;
• El control de los movimientos globales y segmentados;
• El equilibrio estático y el equilibrio dinámico;
• La expresión corporal armónica.



1. CONOCIMIENTO DEL CUERPO:

El conocimiento del cuerpo comienza en el momento del nacimiento y progresa hasta la edad adulta. El conocimiento del cuerpo le permite al niño darse cuenta de su movilidad, flexibilidad y utilidad.

El niño aprende a conocer inicialmente las partes más grandes de su cuerpo, los movimientos que puede hacer, las direcciones con relación a su cuerpo, su lado dominante, adquiriendo un profundo conocimiento de su cuerpo en relación con el mundo que lo rodea; la literalidad debe ser reconocida.

Se debe establecer el lado que domina en las acciones de la persona, por esto a la persona que utiliza la mano derecha se le llama diestra y a la que maneja más hábilmente la mano izquierda se le dice zurdo. Se debe enseñar al niño a reconocer cada una de las partes de su cuerpo, mostrándoselas, dándoles su nombre, pidiendo que las señale en su propio cuerpo. Cuando estemos seguros que el niño tiene este conocimiento, se le enseña a señalar las partes del cuerpo en otra persona. Después hacemos lo mismo utilizando una muñeca, pidiéndole que señale las partes del cuerpo. También deberá señalar las partes del cuerpo se le nombren en una lámina de figura humana.

La lateralizad es preferencia de ejecutar una acción con una mano determinada. Nunca debe forzarse al niño para que utilice una u otra mano, no depende más que de cómo se manifiesta espontáneamente. Debe tener cuidado, tanto en la casa como en el colegio, pues se ha observado que al niño zurdo se le obliga a utilizar la mano derecha ( en lugar de la derecha ), siendo esto perjudicial es importante saber que ser zurdo es tan normal como ser diestro.

Esto depende de la dominancia de un lado del cerebro para muchas actividades utilizamos las dos manos al mismo tiempo.

Es importante que el niño defina su literalidad de manera espontánea; para ayudarlo es necesario observarlo. Cuando nos damos cuenta que usa igualmente sus dos manos debemos orientarlo (no obligarlo) para que use la mano que maneja con más habilidad y así lograr que defina su literalidad; bien sea la izquierda o la derecha.


A partir de los 2 a 3 años de edad, además de las vivencias, es importante que el niño tomo conciencia de que algunas partes del cuerpo son dobles y otras son únicas.



2. COMPRENSIÓN DEL MOVIMIENTO CORPORAL Y SUS FUNCIONES:

A medida que el niño entiende su cuerpo y se mueve, aunque sea gateando, va comprendiendo este movimiento que él hace así como el de las personas que se han diferenciado y se mueve a su alrededor.

Este aspecto tiene gran importancia para comprender el espacio circundante y posteriormente, comprender el espacio más amplio. Por lo tanto, se ha de avanzar en este proceso estableciendo una dialéctica constante con el mundo que lo rodea.

La comprensión del movimiento comportará, lógicamente, el inicio de la construcción cognitiva de lo que será, a largo plazo la posibilidad de hacer abstracciones y operaciones mentales en relación con el espacio. Por lo tanto, en estas edades es fundamental el proceso perceptivo (visual y quinestésico), que será la base sobre la cual la cognición abstraerá los grandes procesos de orientación y estructuración posible, mediante el mayor dominio del lenguaje.



3. EJE CORPORAL Y GIROS:

Cuando empieza a comprenderse la organización del cuerpo, la presencia de elementos dobles (manos, pies, ojos, orejas) y su distribución simétrica, es posible hacer referencia a un eje vertical que divide en partes iguales el cuerpo: la columna.

Este eje se constituirá en un punto de referencia y de distribución espacial que permitirá analizar el espacio en dos partes: un lado y el otro, la derecha y la izquierda.

Las interiorizaciones de este eje en sí y su transportación en el cuerpo de los demás o del propio ante el espejo implican descubrir la posibilidad de girar, invertir e interpretar lo que se ve, desde el punto de vista del otro, fenómeno de gran complejidad cognitiva, lo que explica la dificultad de adquirir este dominio hasta aproximadamente los 14años.

Este aspecto del esquema corporal tendrá más repercusiones a lo largo de la infancia y en el aprendizaje escolar debido a que hay muchos aspectos básicos (lectoescritura, numeración, geometría, expresión corporal, expresión plástica), que están totalmente condicionados por esta comprensión.

Eje o centro de rotación / giro. Representa la línea o punto imaginario alrededor del cual un objeto, cuerpo o segmentos de éste rotan / giran.

Los ejes corporales constituyen las líneas alrededor de las cuales se realiza el movimiento del cuerpo.
Se utilizan en Educación física, son tres (3) vertical, transversal y Sagital.



4. MADURACIÓN ESPACIAL:

A medida que se proporciona al bebé un vocabulario para expresar situaciones espaciales, localización de objetos, itinerarios de movimiento, etc., a partir de las vivencias y el movimiento, se inicia la comprensión del espacio y la posibilidad de orientarse en él.

Esta comprensión permite hacer una representación mental del propio cuerpo en este espacio, por lo que se podrá continuar en el proceso de construcción del esquema corporal relacionando movimientos, cuerpo y espacio.


La construcción del espacio es un proceso complejo y largo, pero debe iniciarse de forma clara y sistemática, desde las primeras edades para favorecer tanto la construcción del esquema corporal como la estructuración mental y los aprendizajes escolares.


5. RITMO Y TIEMPO:

Cabe destacar la importancia de que se concluya este proceso mediante la comprensión de que el cuerpo, además de moverse en un espacio, lo hace durante un tiempo y con una cadencia, ritmo o pautas temporales concretas, que determinan la velocidad y la secuencia temporal de los movimientos.

Cuando se establece el vínculo vivencial y cognitivo de los movimientos, realizados en un espacio durante un tiempo determinado y con un ritmo preciso y se puede comprender la propia imagen y la de los demás, es posible valorar el grado de madurez adquirido y por lo tanto, las estrategias que se han de seguir.

Cuando movemos alguna parte del cuerpo, no siempre tenemos consciencia del movimiento, ni de la zona que debemos mover, ni hacia donde debemos encaminar la acción. Es importante saber, que todo el cuerpo siempre está listo para cualquier movimiento, así mismo que, la elección de los planes de acción se efectúa en la etapa preparatoria del movimiento y que depende sobre todo de las impresiones y representaciones ópticas en relación con la experiencia.

El cuerpo es fundamental en las etapas de desarrollo de un niño ya que va demostrando su evolución motora, así como afectiva e intelectual. En el juego espontáneo, los niños van descubriendo sus capacidades, a través de la imaginación, creatividad y expresión.



6. LATERALIZACIÓN:

La lateralidad podemos definirla como el predominio de una parte del cuerpo. El proceso de lateralización forma parte del desarrollo del esquema corporal y es una consecuencia de la actividad motriz y la percepción de sus resultados.Tener bien desarrollada la lateralidad no significa saber donde está la mano derecha o izquierda, sino que significa poseer toda una mecánica de coordinación psicomotriz.

La preferencia de la utilización de un lado u otro del cuerpo está estrechamente relacionada con la lateralización cortical y la maduración del sistema nervioso.

Tipos de Literalidad: Diestro cuyo predominio cerebral es del hemisferio izquierdo, y realizaciones motrices de derecha. Zurdo, al contrario que diestro. Diestro falso, son aquellas personas que han sido obligadas a realizar tareas con la derecha por considerar la zurdería como una enfermedad. Ambidiestro, zurdo para algunas actividades y diestro para otras. Lateralidad cruzada las manos y el ojo predominante no son del mismo lado.


a. EVOLUCIÓN DE LA LATERALIDAD EN EL NIÑO Y PROCESO DE ACTUACIÓN:

De 0-3 años, El niño no puede distinguir entre los dos lados de su cuerpo. 4-5 años. Conciencia de que las extremidades se encuentran a los lados del cuerpo, pero no de su ubicación derecha-izquierda. 6-7 años. El niño advierte que los órganos y miembros izquierdos y derechos se encuentran en lados opuestos de su cuerpo, pero no sabe que esas partes son las derechas o las izquierdas. 8-9 años. Conciencia plena de las partes laterales del cuerpo.


b. ACCIONES EDUCATIVAS EN EL PROCESO DE LATERALIZACIÓN:

Lo importante es presentar estas actividades de manera lúdica, ya que el juego es un factor de motivación. El enfoque educativo de la lateralidad será diferente si tratamos con niños de preescolar, o si las actividades van dirigidas a niños de Educación Primaria. De 3-6 años el principal objetivo es que el niño reconozca y fije el dominio de un segmento sobre el otro, mediante un máximo número de vivencias motrices que comprometan el segmento dominante. De 6-8 años, el principal objetivo es que el niño afiance la lateralidad que ya tiene fijada por medio de ejercicios de independencia de segmentos, relación con el espacio Interiorización de las diferentes partes que intervienen en el movimiento. A partir de 8 años y más podemos centrarnos ya en buscar la cualidad de los movimientos de los segmentos no dominantes, así como mejorar la coordinación entre ambos lados del cuerpo cuando éstos realicen movimientos diferentes. Practicar con el segmento no dominante en la misma proporción. Introducir actividades predeportivas.


c. PROBLEMAS DE LA LATERALIZACIÓN:

Todo en nuestra civilización parece estar organizado para los diestros, escritura, lectura, maquinas, etc. La adquisición de la escritura es la dificultad mas observada en las personas zurdas. Aunque el problema más agudo lo poseen los zurdos falsos o personas obligadas a utilizar su lado no dominante por falsas creencias. Suelen padecer trastornos espacio-temporales que desembocan en el lenguaje.




CONCLUSIÓN


El esquema corporal se plantea como la posibilidad de comprender el propio cuerpo como a sí mismo. Tener una imagen propia y de los demás, ya sea en posición estática o dinámica. Esto permite el conocimiento de su globalidad favorezca su comprensión y orientación en un espacio determinado.


Para que sea posible un conocimiento corporal estructurado, es fundamental considerar diferentes aspectos, estrechamente vinculados, que posibilitarán el conocimiento global.




BIBLIGRAFÍA


PSICOMOTRICIDAD – EN LA EDUCACIÓN INFANTIL
RECURSOS PEDAGÓGICOS
Autor: A. Perpinya




INFOGRAFÍA



- www.educaweb.com/noticia/2005/03/28/expresion-corporal-movimiento
- www.psicopedagogia.com/articulos
- www.espaciologopedico.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada